Cuál es la inspiración de la Fundación?

Cuál es la inspiración de la Fundación?

El 22 de noviembre de 1925, nace en Manizales, Departamento de Caldas, la hija menor de once hermanos, ANA FELIZ LOPEZ PARRA.  Cuando contaba con la edad de 5 años fallece su padre, motivo por el cual la mayor parte de su vida la comparte con su madre y algunas de sus hermanas, ya que las mayores, al momento de su nacimiento estaban casadas.

Cuando cumplía sus  18 años de edad, fallece su madre. Estas situaciones de su entorno familiar la convierten en una mujer muy independiente, luchadora, emprendedora y la van perfilando como líder no solo de su propia historia sino frente a los demás.

El arte de una líder

A la muerte de su madre, los cuidados de ANA FELIZ, pasaron a Mercedes una hermana mayor, quien le enseñó modistería para que se defendiera en la vida con un arte. Ella como era una persona apasionada por las cosas que se proponía realizar, puso todo su amor, su empeño y dedicación en esta profesión que tenia ante sí, lo que hizo que fuera ganando prestigio y reconocimiento en su ciudad natal. Con el fruto de su trabajo y el apoyo de su familia, este reconocimiento se extendió a veredas y comunidades en las cuales fue liderando procesos de capacitación en modistería a grupos comunitarios (donde las mujeres estaban sometidas a lo poco que los maridos compartían con ellas). Pero su labor no se limitaba a enseñar un arte sino que trascendía a la transmisión y fomento de valores en bien de las familias.

.

Conoció el acompañante de su vida

A finales del año 1949, apareció en su vida Amado de Jesús Rendón Ramírez,  un hombre de familia humilde con muy buenos principios y valores compatibles con los de Ana Feliz.  Lo conoció, compartieron un noviazgo de 28 días, durante los cuales este hombre se convirtió en  su “Príncipe Azul”, en el hombre que para enero de 1950, hizo sonar campanas nupciales en la Iglesia de la Inmaculada de Manizales, cuando ambos dieron el sí definitivo para compartir sus vidas aun en la eternidad.    Vivieron su primer año de casados en Chinchiná Caldas.  Pero esta mujer emprendedora empezó a inquietar a su esposo frente a la posibilidad de viajar a Medellín a iniciar una vida allí, pues estaba convencida de su arte y que con ella sobresaldría en esta ciudad.  Sin pensarlo mucho Amado de Jesús la apoyó en la idea e iniciaron  juntos este sueño, y alzaron con las maletas y su hijo mayor Alonso,  que ya había nacido.

 

Mas Sobre la historia de Ana Feliz

Su arribo fue al municipio de Envigado, donde consiguieron una pequeña casa en arriendo, y como tenían una misión,  lo primero  que hicieron fue colocar un aviso que decía: “Modistería, se dan clases de corte y costura” y prontamente empezaron a llegar personas interesadas en aprender.  Transcurrió poco tiempo para que se ganaran el cariño de las usuarias y vecinos, y dejaran de ser foráneos en la comunidad envigadeña.   Gracias a este reconocimiento, Amado de Jesús  fue recomendado para ocupar una vacante en la Fabrica Rosellón, filial de Coltejer.  Pero esto no frenó los sueños de Ana Feliz quien continuó con  más ahínco en su labor,  convirtiéndose en una modista y profesora muy reconocida en corte, diseño y confección tanto de atuendos masculinos como femeninos, incluyendo vestidos de reinas, novias y trajes de hombre casuales y ejecutivos.

 

Ella siempre se preocupó por que sus hijos recibieran buena educación y calidad de vida, razón por la cual decía que mientras Diosito le diera vida ella trabajaría para darles un status. Gracias a ella, a su vocación, a su amor, a su dedicación, a su perseverancia, a su palabra oportuna, sus hijos son hoy personas con sensibilidad social, con sentimiento de ayuda hacía los demás, pues ella con su vida les enseñó a compartir. Veían como la casa familiar acogía muchas personas, que llegaban desde las 7 a.m. hasta las 10 p.m., provenientes de todos los estratos sociales a aprender de ella. Les inculcó la ética, la responsabilidad, la amabilidad, la prudencia. Tenía tiempo para todo y para todos, incluso para ayudar a solucionar dificultades personales a sus alumnas y usuarios. Cuando llegaban a compartirle su vida, encontraban un hombro donde apoyarse.

Recuerdos de una campeona.

Aun en las calles de Envigado, se encuentran personas que la recuerdan con cariño, respeto y gratitud, como una mujer honesta, muy alegre y sincera, quien tenía al lado de su esposo, un hogar de puertas abiertas, en el que todo el que llegaba encontraba calor, acogida y amor. Fue esta proximidad con las personas la que enmarcaba su trabajo resaltándolo y permitiéndole gozar de popularidad y reconocimiento por la calidad y eficiencia que este tenía.

Al fallecer su esposo en el año 1984, sus hijos la animaron a ir dejando poco a poco esta labor. Primero dejo de dar clases, y trabajó diseñando los trajes a sus leales usuarios hasta que tuvo su retiro voluntario a finales del año 1991, convirtiéndose en la niña consentida de sus hijos.

El recuerdo del trabajo realizado por ANA FELIZ, en la comunidad Envigadeña, las enseñanzas recibidas, los principios y valores transmitidos, han llevado a que su legado habite por siempre en los corazones de quienes con la oportunidad debida recibieron el llamado para formarse en lo que ella mismo denominó “arte para vida” que con tanta generosidad impartió la madre, abuela y bisabuela, hasta el último día de su vida, por eso sus hijos han querido perpetuar hoy esta misión que Dios puso en su madre, inspirados en su amor por los demás, en su ´perseverancia, en su apoyo incondicional y en su trabajo oportuno nace la FUNDACION ANA FELIZ, “enhebrando sueños por la vida”.

 

 

 

One Comment